La Mutilación Genital Femenina
¿Qué es?
La Mutilación Genital Femenina o ablación, es la extirpación total o parcial de los genitales femeninos por causas no médicas. Se practican tres tipos de mutilación:

-
La clitoridectomía: amputación del prepucio (circuncisión), o la totalidad del clítoris, incluyendo el glande y el tronco del mismo.

-
La excisión: amputación total o parcial del clítoris y los labios menores, conservando sólo los labios mayores.

- La infibulación: amputación del clítoris y labios mayores y menores. Ésta es la mutilación más agresiva y también se la suele llamar circuncisión faraónica.
¿Cómo?
¿Dónde?
¿Porqué?
Consecuencias
Falsos mitos
Cuando se extirpan los labios se cosen ambos lados de la vulva hasta que queda prácticamente cerrada, dejando únicamente una pequeña abertura para la sangre menstrual y la orina, aunque algunas veces es tan pequeña que los coágulos no consiguen salir, ocasionando terribles dolores o quistes y fístulas por la imposibilidad de eliminar el flujo de manera natural.

Pero lo que es común a todas ellas, además del
intenso dolor, ya que se realiza sin anestesia, son las precarias condiciones en que se lleva a cabo, ya que se utilizan cuchillas partidas por la mitad, pedazos de vidrios rotos o cualquier otro utensilio cortante.

Es muy difícil calcular, ya que hablar de ello es tabú, saber el número exacto de mujeres mutiladas, pero se calcula que aproximadamente
135.000.000 la han sufrido.
Aproximadamente 6.000 niñas por día son mutiladas alrededor del mundo, 250 niñas cada hora, 4 niñas cada minuto.

La edad en que se practica depende de la etnia: puede hacerse durante el primer año de vida, entre los cinco y diez años, al tener su primera regla, o incluso antes de casarse si
la familia del marido lo exige (normalmente la suegra).
Diseño: hedy@mipanorama.eu
Copyright© 2012 Carmin-mgf